Crisis del hambre en Venezuela

/Crisis del hambre en Venezuela
Crisis del hambre en Venezuela 2018-05-08T12:41:35+00:00

Inflación por los cielos, criminalidad y hambre azotan a este país que no hace muchos años era de los más ricos de América Latina.

 El 15 por ciento de los Ninos que Caritas Venezuela ha examinado padece una desnutrición dramática por lo que existe un peligro para la vida y la salud (Foto: Caritas Venezuela)

 Escrito por Ellen Høvik

Les teksten på norsk her

En poco tiempo Venezuela, un país de ingresos medios, se ha convertido en una autentica catástrofe. El país experimenta una crisis que avanza lentamente, donde el hambre y la muerte poco a poco se abren paso. Con la inflación al 2000 % desde 2014, el salario mensual no alcanza ni para una docena de huevos. Esta es una crónica publicada por Caritas Noruega

– La situación es una catástrofe y no vemos signos de mejoría. Esto puede acabar muy mal, dice Knut Andreas O. Lid, secretario general en funciones de Cáritas en Noruega. Lid visitó recientemente el país y la situación en la que se encuentran los niños venezolanos le preocupa profundamente.

-Venezuela va perder una generación. La crisis económica ha llevado a una falta de alimentos que va a marcar a estos niños de por vida.

Los niños pasan hambre

Caritas inició hace aproximadamente 18 meses un registro periódico sobre la situación de salud de los niños menores de cinco años. El desarrollo es alarmante. Siete de cada diez niños examinados están desnutridos. El 15 por ciento de los niños padece una desnutrición dramática, por lo que existe un peligro para la vida y la salud. ONU establece el 10 % para definirlo como crisis humanitaria.

– No tenemos comida ni medicinas, no tenemos personal suficiente para auxiliar a tantas personas necesitadas. Le necesidad de auxilio es enorme, cuenta la investigadora y especialista en nutrición Susana Rafalli de Cáritas.

La situación está empeorando muy rápido. Diariamente vemos a niños en riesgo de morir de hambre, dice Rafalli. En enero, Cáritas tuvo que reducir el reparto de medicinas a falta de éstas.

Agua de arroz en lugar de leche materna

Marioli Carreño, de 17 años, es una de las personas que sufren el hambre en su cuerpo. No tiene leche, y su hijo Michael de once meses puede morir de desnutrición.

– Necesito ayuda, dice Marioli.

-No hay leche para lactantes, así que lo único que podemos darles a los bebés es agua de cocer arroz. No contiene casi alimento. Mi hijo está muy débil y temo que muera de hambre, dice Marioli.

Marioli ve en la ayuda de Cáritas una oportunidad única para que Michael sobreviva.

17 år Marioli, de 17 anos, no tiene leche y teme que su hijo Michael muera de hambre. Foto: Arnt Stefansen.

Una espiral muy negativa

Las causas de la crisis son muchas: políticas equivocadas, sanciones internacionales, una caída dramática de los ingresos estatales del petróleo. La combinación es mortífera.

La gente teme morir de hambre. Venden lo que tienen para comprar alimentos. Las casas se vacían de objetos de valor para conseguir llevar algo a la mesa.

Fuga de cerebros

Venezuela se vacía de la experiencia que necesita. 52 000 medicos han abandonado el país, 24 000 dentistas, constructores y contratistas han emigrado, los ingenieros también. Se habla de hasta un millón y medio de venezolanos que se ha marchado a Colombia.

– El dinero ha perdido su valor y los agricultores no tienen medios necesarios para aumentar la producción. Esto lleva a un aumento del conflicto. Como ejemplo, durante mi estancia en Caracas no entró en la ciudad ningún alimento. Todos los camiones fueron asaltados. La gente está desesperada.

Lid opina que la situación es un reto que las autoridades mantienen con mano de hierro: Venezuela como luz guiadora del faro socialista del siglo XXI.

– A la gente no le importa quien es el culpable. Lo que les preocupa es salvar su vida. El gobierno y la oposición tiene que trabajar conjuntamente para que la ayuda pueda llegar al país.

El presidente Nicolás Maduro niega que la situación sea tan dramática y rechaza la ayuda del extranjero. Cáritas es una de las pocas organizaciones con permiso para llevar ayuda de emergencia al país.

– La comunidad mundial tiene que presionar a las autoridades del país para que acepten ayuda. Si no lo hacen la mortalidad infantil va a aumentar dramáticamente en los próximos meses.

AYUDA NIÑOS EN VENEZUELA
SMS: Código “Venezuela” al 2160 (200 coronas)
Vipps: 12135, poniendo “Venezuela”
Cuenta: 8200.01.93433, poniendo “Venezuela” 

Marisol Carreño dice que está preocupada por sus hijos y nietos. En la imagen se observa conversando con el secretario general de caritas Noruega Knut Andreas O. Lid, que estuvo de visita en Venezuela (Foto: Caritas Norge)

Antecedentes

Esta frondosa y verde república, con línea costera y entrada directa a la cordillera de los Andes, ha sido durante muchos años un país de renta media por los ingresos de su industria petrolera. Venezuela posee la mayor reserva del mundo de petróleo y ha sido uno de los mayores países exportadores. El 95% de los ingresos por exportación vienen del petróleo. Con anterioridad, el presidente Hugo Chávez nacionalizó la industria petrolera y otros sectores, como parte de su plan de su gran proyecto socialista. Cuando el valor del petróleo cayó en 2014 la economía empeoró bruscamente.

Desde la muerte de Chávez, la oposición acusa a su sucesor, Nicolás Maduro, de ser el causante de la crisis del país, con un estilo de mando cada vez más dictatorial. Su opinión es que Estados Unidos es el responsable de la inflación y de la crisis que sufre el país. Las autoridades venezolanas reparten bolsas con alimentos una vez al mes. El contenido alcanza solamente para una semana. Este año hay elecciones presidenciales de nuevo y Maduro busca renovar la confianza en una población que ha pasado una durísima prueba para así seguir con su plan revolucionario.

Texto: Ellen Høvik, fotografía: Knut Andreas Lid, Arnt Stefansen y Cáritas Venezuela